Semana XXIX del Tiempo Ordinario
Bto. Diego Luis de San Vitores* (pb.) y S. Pedro Calungsod*, mrs. Ss. Dasio, Zótico y Cayo; Pedro Yu Taech'ol, mrs. Hilarión, ab. Malco, mj. Severino de Burdeos; Mauronto de Marsella, obs. Cilina. Viator. Vendelino, er. Laura de Sta. Catalina, v. y fdra. Gáspar del Búfalo, pb. y fdr.
Misa: Del Domingo. Ciclo B (2018) Hoy es el DOMUND
DOMINGO 29.º DEL TIEMPO ORDINARIO

Nuevamente el profeta Isaías habla del Mesías y advierte que «será triturado con el sufrimiento» (1.ª lectura: Isaías 53, 10-11). Mensaje que ni los discípulos más cercanos al Señor lo van a entender.

Lo comprobamos en la lectura del evangelio (Marcos 10, 35-45). Santiago y Juan piden honores, puestos de privilegio. Jesús, en cambio, les ofrece que se parezcan a él. Y aceptan, pero sin saber qué es lo que en realidad Jesús les está ofreciendo.

«El Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir». Estupenda lección para la Iglesia, una de las claves para descubrir si es verdaderamente de Jesús o está al servicio de otros señores.

La segunda lectura (Hebreos 4, 14-16) nos ofrece, con palabras diferentes y con imágenes propias de su cultura, el mismo mensaje: lo nuestro es fiarnos de Jesús, aceptarle, ser capaces de cambiar nuestro corazón y nuestra mente para parecernos a él. Esa será nuestra mejor sabiduría, aunque para llegar a ella haya que poner del revés toda nuestra sabiduría anterior.