Cuarto creciente a las 5.49 en Virgo
No arrepentirse ni hacer reproches a los demás son los pasos de la sabiduría.
DENIS DIDEROT
Ss. Joaquina Vedruna, fdra. Rita de Casia, rla.Casto y Emilio; Basilisco (ob.); Julia; Miguel Ho; Domingo Ngon, mrs. Quieteria, v. Ausonio; Lupo; Atón, obs. Juan de Parma, ab.
Misa: De Feria del T.O. (7.ª sem.) o de Sta. Rita de Casia o de Sta. Joaquina Vedruna
¿QUÉ ES ORAR?

Es aprender a llegar al corazón del mundo para reconocer en él la presencia del Señor y dejarse llevar por su apasionado amor por quienes viven en él. Este progresivo aprendizaje brota de un «encuentro», en el que la «aparición» de la presencia del Espíritu y el poder de su amor va generando en nosotros movimientos de transformación y comunión.

El movimiento de transformación personal es «cultivado» por la oración de contemplación, mediante la cual aprendemos a abrir en nuestro corazón espacios para una «nueva libertad», modelados conforme a la vida y persona de Jesús.

El movimiento de comunión es «cultivado» por la oración del discernimiento, mediante la cual vamos aprendiendo de qué modo, en qué lugar y hasta qué punto situarnos en el mundo, para ir paulatinamente convirtiéndonos en fermento de reconciliación entre las personas.

El punto de llegada de todo este aprendizaje orante es el ejercicio esperanzado de «vivir en el mundo en la presencia del Espíritu y desde su apasionado amor por quienes viven en él». Dicho de otro modo: vivir como «contemplativos en la acción».