Cuarto menguante el 28 en Capricornio
El poder de cuestionar es la base de todo progreso humano.
Indira Gandhi
Ss. Cástulo; Manuel, Sabino, Codrato y Teodosio; Montano y Máxima; Eutiquio, mrs. Pedro de Sebaste, ob. Bercario, ab. Baroncio y Desiderio, ers.
Misa: De Feria de Cuaresma (3.ª sem.)
Comer entre rejas

Taipéi (Taiwán) ha hecho marca de una variada oferta de restaurantes temáticos.

La ciudad ofrece la posibilidad de comer en una prisión. En el restaurante The jail (La cárcel), los clientes llegan a una puerta metálica grande, de aspecto industrial, y se registran como «reclusos». Reciben la ropa para vestirse apropiadamente, con camisa y gorra de rayas blancas y negras, y hasta son esposados (opción que se puede rechazar). Además, para representar el encarcelamiento lo más real posible, se les asigna un número, se les toma fotografías y se recogen sus huellas dactilares.

Una vez registrados, se procede al «encarcelamiento oficial». Los clientes son acompañados hasta el interior de su nueva celda, donde hay preparada una mesa de comedor normal. El interior del local, dispuesto con suelo de metal, es, definitivamente, como una cárcel, con hierro oxidado, barras de madera y puertas deslizantes.

En Taipéi también existe un restaurante que simula ser un hospital; otro, la cabina del Superjumbo A380 y, el más excéntrico, el Modern Toilet que, como ya habrá supuesto, recrea un gran WC.